Bienvenida al lector

Estimado lector, queremos darte la bienvenida con la descripción leal de lo que vas a encontrar en esta página. Debes saber en primer lugar que cada uno de los miembros de aquí colaboran, si bien, como es natural, tienen su propia ideología, de izquierdas o de derechas, aquí nada de eso tiene relevancia, porque lo que nos mueve a trabajar juntos es la consecución de la Libertad Política Colectiva: único camino para alcanzar la democracia formal como sistema de gobierno.

Nuestras herramientas de trabajo son fundamentalmente la ciencia y la historia, ambas aplicadas a un campo que se resiste a ser dominado intelectualmente, no tanto por su dificultad intrínseca como por la permanente ocultación de su verdadera naturaleza por quienes la ejercen o la tratan en la mayoría de los medios periodísticos.

Con esas herramientas, utilizaremos fundamentalmente el análisis político como medio informativo y formativo a la vez.

Somos conscientes de que una mayoría de nuestros lectores encontrarán desde un principio términos políticos utilizados en un sentido extraño o inusual en el vocabulario común. Pues bien, debe saber que cada uno de los que aquí participamos tuvimos que pasar por un proceso de desaprendizaje, en el sentido de superar un lenguaje tendencioso impuesto por una nomenklatura. De este modo, pudimos vencer nuestros propios prejuicios para poder entender la realidad política: una realidad cada vez más desquiciada, más enferma, que traslada a sus instituciones y, por último a su sociedad, sus propios vicios.

Tuvimos que aprender conceptos de la ciencia política que son contraintuitivos, cuando no contradictorios, si son vistos desde la lógica impuesta por este sistema de partidos, pero que una vez son bien entendidos permiten comprender el funcionamiento de una estructura política corrompida y corruptora.

Este proceso intelectual está guiado por el pensamiento de una persona a la que rendimos nuestro homenaje en este lugar, nuestro Maestro, don Antonio García-Trevijano Forte, a quien muchos de nosotros tuvimos el honor de acompañar en su incansable acción política, una lucha que mantuvo hasta sus últimos días, y de la que nosotros mismos nos seguimos alimentando.

Hoy, gracias a él, este faro en medio de la noche permanece encendido; sólo la Nación española sabrá si le conviene servirse de él o no.

Por último, cumple decir que somos conscientes de que no estamos solos, que hay otros grupos de acción, hombres y mujeres de nuestra sociedad que han asumido con valentía la enorme tarea de la lucha por la Libertad Política Colectiva. Ante ellos nos presentamos como leales compañeros, y para ellos, y para quienes nos acompañen en este camino, reiteramos las palabras escritas por don Antonio García-Trevijano Forte en su libro Teoría Pura de la República:

Dedico esta Teoría Pura de la República, y la filosofía de su acción constituyente, a las personas dignas y valerosas que encuentren en las ideas, experiencias, sentimientos y acciones que la han edificado, las fuentes de energía moral e intelectual que necesita el moderno humanismo para encaminarse hacia la democracia. Especialmente, a los europeos que ponen y exponen la integridad de su ser en la causa de la libertad política contra las partidocracias, participando en movimientos de ciudadanos lúcidos, decididos a implantar en su país la República Constitucional.

Así sea.

Acción Democrática Abstencionaria.